La mayor ventaja que he conseguido es la de entrar en casa y no tener la sensación de caos. Todavía no está todo en el orden que me gustaría, pero el cambio es significativo. He logrado que la mesa del comedor esté despejada y podamos comer ahí, incluso hemos cambiado el mantel y la mesa está siempre limpia y despejada. Los juguetes de los niños tienen un lugar más claro, a veces se desorganizan, pero ahora es más fácil mantener el orden. Los niños han ganado espacio para el juego. Las zonas de trastero y de lavandería están mejor delimitadas. La bicicleta que está en lo que era la habitación de los trastos, ahora se puede utilizar y la mesa de estudio está más despejada.

Me siento bastante bien, más a gusto conmigo misma, la perfección es difícil y soy consciente de los avances conseguidos.

Ya no tengo la idea de que para tener todo en orden hay que estar todo el día limpiando. Lo que hace falta es un lugar para cada cosa, cada cosa en su sitio y seguir unas pequeñas rutinas diarias. Esto me ayuda a no estar tan agobiada con el tema del orden. Y ahora si tengo una visita tardo menos en recoger las cosas que siguen quedando por medio.

Marta me escucha, me siento apoyada, tiene en cuenta mis sentimientos y objetivos, se reduce mi estrés. Y me siento más fuerte para alcanzar mis objetivos. Aumenta mi felicidad a corto, medio y largo plazo. Estoy muy contenta con ella y para mí es como una amiga, disfruto con las sesiones y valoro la transformación positiva que ha habido en casa desde su aparición.

Me siento más fuerte para alcanzar mis objetivos (C.R., Abril 2018)

Gracias al proceso he conseguido mejorar mi carácter y estar de mejor humor. Ver las cosas positivamente, no agobiarme tanto, y disfrutar de algún tiempo libre con mi familia. Tengo algunas estancias de la casa mejor ordenadas, y limpias. En el trabajo también lo estoy aplicando y se nota. Mi despacho está más ordenado. La carpeta red también. Y mi mesa está prácticamente vacía de documentos. Lo que hay es lo que tengo que trabajar… nada más.

Me aprecio más. Intento estar más arreglada y más guapa. Tengo cosas más nuevas en casa y en mi armario. Me apetece hacer cambios en la casa. No me da tanta pena deshacerme de cosas. Tiro más. Valoro más tener un espacio bonito y agradable que tener cosas. Creo que les estoy transmitiendo a los niños la importancia del orden.

Las sesiones reducen mi nivel de estrés, por supuesto, eso lo he notado muchísimo. No quiero dejar de tener la disciplina del orden, es primordial para el funcionamiento del día a día. Me siento libre de explicarle a Marta mis insatisfacciones, es encantadora y tiene un sentido de la escucha y la empatía muy desarrollado. Saca lo mejor de mí. Ya la he recomendado, y lo seguiré haciendo. La aprecio mucho como persona y su inestimable labor. La admiro. Y le doy las gracias por su comprensión y por estar ahí. Porque siento que está ahí. Gracias, gracias!

Gracias al proceso he conseguido mejorar mi carácter y estar de mejor humor (S.C.F., Marzo 2018)

Marta y yo nos conocemos desde nuestra época de estudiantes. Fue hace ya más de un año cuando me habló de su proyecto personal-profesional como motivadora emocional. Me pareció una estupenda idea, y más aún cuando la veía tan ilusionada y segura con esta aventura.

Curiosamente la manera en que conocí sus sesiones partió de mi necesidad de mejorar y practicar inglés para mi carrera profesional (…y en cuál no). Me explico: aprovechando que teníamos conversaciones en inglés, Marta me propuso hacer una sesión de coaching en inglés, para ver cómo me planteaba mi día a día en mi “trabajo” que era buscar trabajo (como otros millones de españoles actualmente).

Al principio me daba algo de reparo, ya que a nadie le gusta que le recuerden lo que tiene que hacer, y menos aún cuando sabe que es verdad y que no lo está poniendo en práctica. Llamadlo dejadez, pereza, hastío… pero siempre viene bien, y así me ocurrió. Planificamos juntos ciertas pautas que pudieran parecer muy obvias, partiendo del análisis del porqué y sobre todo el “para qué” de llevarlas a cabo.

Aunque fue sólo una sesión, ya que encontré trabajo en 3 semanas, me resultó muy beneficioso que me recordaran la importancia de cosas como el ser perseverante, y marcarte una rutina y horario, más aun cuando no tienes ninguna obligación “impuesta” de cumplirlos, y estando en una situación, como es el paro, en la que es fácil caer en la inactividad y pérdida de tiempo.

En el año y medio que he estado  desempleado: no madrugaba, y como consecuencia de ello trasnochaba, y así sucesivamente, empleaba mis horas en cosas que no me llevaban a ninguna parte, o por lo menos al que es el objetivo de toda persona desempleada. Fruto de todo esto, hizo que en  varias ocasiones me sintiera enormemente desanimado por mi dejadez, y poca diligencia, como entendí después en la sesión con Marta.

No me quiero extenderme mucho más, pero sí animar a cualquiera en mi misma situación o en cualquier otra parecida, a recurrir a una persona vitalista, inteligente, con ambiciones y capacidad de empatizar con la persona que tiene enfrente. Espero que sirva para que otros lleguen a conseguir aquello que no pueden, o creen que no pueden alcanzar.

Muchas gracias Marta.

Estando en el paro, es fácil caer en la inactividad y pérdida de tiempo (JOSE, 2013)

Marta trabajó conmigo la gestión de la incertidumbre de los cambios de opinión de mi pareja. Analizamos las causas y mi parte de responsabilidad en ellas. Lo más importante para mi fue entender que no es lo mismo hacer las cosas porque me nace hacerlas, que intentando comprar el cariño de mi pareja, pues esto segundo es insano y no suele acabar bien, a parte de crear un sufrimiento innecesario.

Gestión de la incertidumbre ante los cambios de opinión de mi pareja (DAVID, 2013)

Mi objetivo en las sesiones con Marta era el de generar voluntad para no caer en la inercia auto-destructiva. En ellas me di cuenta de muchas cosas que podía modificar en mis hábitos diarios. Lo que más me sorprendió fue la conexión entre mis pensamientos y emociones y la importancia de aprender a gestionarlos. El plan de acción que acordamos me sirvió mucho, pues no era complicado, pero sí me permitía poner en orden mi vida.

También abordamos el tema de la pareja, y fue muy revelador. Ahora estoy tranquila sabiendo que sintiéndome mejor conmigo misma es como puedo ser feliz y por extensión, lo seré con mi pareja.

Mi objetivo era generar voluntad para no caer en la inercia auto-destructiva (ARANCHA, 2013)

He tenido dos sesiones de coaching con Marta para un objetivo concreto, y ha funcionado. A mis 60 años, he comprobado que aún me quedan cosas por aprender, en este caso, la gestión de mi tiempo. A pesar de estar pre-jubilada no era capaz de sacar tiempo para casi nada. A partir de las sesiones, he conseguido priorizar lo realmente importante, con lo que mi calidad de vida ha mejorado notablemente, ya no voy con tanta prisa. ¡Muchas gracias!

A pesar de estar pre-jubilada no era capaz de sacar tiempo para casi nada (LUCÍA, 2013) 

Tuve una sesión con Marta para averiguar el motivo emocional de mi dolor físico. Vi claramente la relación de varios de mis síntomas con sucesos vividos que había psomatizado. Salí muy contenta y alentada. Ya no estaba tan escéptica respecto a poder sanarme.

En una sesión posterior mi objetivo estaba relacionado con sentirme realizada y contenta en mi trabajo. Me llevé un plan de acción muy completo y sobre todo, la motivación, las ganas y el buen humor que sola no habría conseguido.

Vi la relación de varios de mis síntomas con sucesos vividos que había psomatizado (RAQUEL 2013)

Llegué a España hace 5 meses con una “larga lista de objetivos” que quería llevar a cabo. El problema era que no sabía por dónde empezar y a quién pedirle ayuda cuando la necesitaba. Siempre he sido muy ambicioso pero he necesitado ayuda cuando se trata de pequeños detalles.

Cuando conocí a Marta, me di cuenta ella era la persona adecuada para hacer mis sueños realidad. Ella tiene una maravillosa personalidad, cuya energía es contagiosa, y verdaderamente pone atención en mis metas mientras que siempre encuentra una manera de resolver mis problemas.

Por ejemplo, una de mis metas era “perder peso y estar en mejor forma”. Marta me ayudó a mantener una mente sana y positiva y me recomendó formas de crear el ambiente más exitoso posible. Tres meses después, terminé perdiendo casi 20 kg y corriendo en carreras por primera vez en mi vida.

La gente que no está acostumbrada al “método de Marta” dirá cosas como esto no es necesario y que la gente puede conseguir cualquier cosa que se proponga. Yo recordaría a la gente, que todos pueden conseguir cualquier cosa que quieran pero que es generalmente a través de la ayuda de los compañeros y por medio de las personas que se preocupan por el resultado global.

Yo sabía que Marta apostaba por mí y por eso yo apostaba aún más en mí mismo. Ella me insistió en pensar críticamente sobre mis metas y a crear un camino a seguir para conseguirlas. Ella desafió mis mayores miedos y me ayudó a romper con ellos de forma proactiva.

Y lo más importante: yo tenía la intención de “dar clases a estudiantes en grupos”, y con su ayuda fui capaz de planificarme eficazmente y hacer posible mi sueño.

Estoy muy muy muy agradecido a Marta y le hablo a todos mis amigos de ella.

El proceso es intimidante al principio, pero funciona. Tu mentalidad pasará de “puedo hacerlo mañana” a “quiero lograr que se haga ahora”.

Yo sabía que Marta apostaba por mí, y eso me hizo apostar más por mí mismo (T.R., 2013)

La experiencia con Marta resultó muy enriquecedora, yo diría que liberadora, pues venía de un período de atasco interno y vital del que empecé a salir gracias a las sesiones con Marta. Durante estas fui capaz de enfocarme, clarificar, hacer acopio de recursos, y pasar a otra fase, en la que me encuentro ahora, de acción y dirección hacia mis proyectos vitales, a la cual no hubiera llegado sin la ayuda de Marta, o, al menos, no tan pronto ni cuando lo hice. Le estoy muy agradecida por ello. Además, Marta supo hacerme sentir acogida y escuchada en todo momento, por lo que tras cada sesión salía más clara, y más entera, lo que no es poco decir, teniendo en cuenta el estado en el que estaba cuando ella llegó a mi vida. Gracias por todo Marta:)

Venía de un período de atasco interno y vital del que empecé a salir (LAURA, 2013)

Hola, soy Álvaro y tuve dos sesiones de coaching con Marta, relacionadas con un problema de “miedo a hacer presentaciones en público”. Puedo decir que las dos sesiones fueron efectivas, ya que Marta me ayudó primero a identificar los motivos que llevan a ese miedo, para luego aportar una serie de técnicas para reducirlo de forma eficiente. Me gustaron especialmente los diferentes aspectos que abordó conmigo para ver todos los posibles orígenes de mi miedo. En eso radica precisamente el coaching, en hacerle ver al coachee por sí mismo dónde se encuentra la solución.

«miedo a hacer presentaciones en público» (ÁLVARO M., 2013)